Twittear

  Rodaje en Tamayo

¡SILENCIO, SE RUEDA¡

En este caso el pueblo de Tamayo es protagonista porque el director de cine Jorge Tudanca realiza parte de sus secuencias de su nueva película “Una escalera hacia la luna” en el pueblo de Tamayo.

Tudanca rueda nuevo film solo con actores aficionados

 

 

 

 

En medio del rodaje en Tamayo de una de las escenas de Una escalera hacia la luna

 El director de cine oniense Jorge Tudanca se encuentra inmerso en el rodaje de su nueva película, Una escalera hacia la luna, ambientada en la Primera Guerra Mundial y en la que todos los actores que participan son aficionados. Los escenarios principales de la producción cinematográfica son Belorado, Tamayo (Oña), los bosques cercanos al Salto del Nervión y las montañas de Ramales de la Victoria. 
 El film en el que está ahora trabajando aborda dos lineas argumentales, la de René, que es un joven francés que vive con su madre y que al llegar la Primera Guerra Mundial decide partir hasta Verdún para servir a su país. Por el camino se encontrará con mucha gente hasta llegar a la trinchera, donde tendrá que sobrevivir. La otra historia es la de Nick, un fotógrafo canadiense que consigue a una temprana edad mucho prestigio y a través de la orden de un ministro de guerra, viajará hasta Francia para retratar la guerra a través de su cámara. 
Para este largometraje se han centrado más en la historia de los propios protagonistas que en la acción frenética bélica. En la grabación de la cinta, Tudanca y el productor Ramón Caramés, con el que ha trabajado en anteriores proyectos, han necesitado aumentar el equipo de trabajo. Para esta ocasión cuentan con un ayudante de dirección, que es el encargado de dirigir a los 10 actores principales, más secundarios y extras, ya que al ser una película bélica, requiere muchos personajes y una persona que se dedique exclusivamente a movilizarlos. 
El equipo de trabajo también está formado por Diego Prior, que ha tomado los mandos como director de fotografía en la cruenta guerra; y por un numeroso grupo encargado de los efectos visuales y especiales para dar un mayor realismo a la Francia de 1916. Según el director Jorge Tudanca, el guión ha sido «más complejo» de escribir que el de Relatos de Eleria: El viaje de Gawain, ya que es un trabajo mucho más ambicioso y la cantidad de personajes ha crecido considerablemente. Gracias a las ganancias de su anterior trabajo y con la ayuda del Ayuntamiento de Belorado y de la Diputación de Burgos han podido cumplir un «nuevo sueño».
Ya han rodado en Tamayo y Belorado, hoy lo harán en las proximidades del Salto del Nervión. Se han marcado una fecha de dos semanas para terminar con los trabajos de grabación, un tiempo récord para una película de 2 horas y cuarto. Una producción real con la misma duración que Una escalera hacia la luna, podría tardar en grabarse uno o dos meses. «Tenemos unos horarios de labor muy intensos y eso nos está agotando, pero vemos que el resultado es tan bueno y nos está gustando tanto que estamos encantados con ello», declara Tudanca.
El título “Una escalera hacia la luna” hace referencia a una escena en particular, que el director no quiere desvelar todavía, lo único que adelanta es que es muy emotiva e importante. 

 

Volver.

AVISO LEGAL y POLITICA DE PRIVACIDAD