Galeria



  Soy Tamayo


  Contactanos


    Unporta







  Investigacion historia pueblo Tamayo

A LA BUSQUEDA DE INFORMACIÓN DE TAMAYO

 

San Sebastian, a 30 de octubre 2012

 

La historia más reciente de Tamayo, siglo XX, permanece oculta y es mi intención llegar a conseguir el máximo de información sobre sus aspectos históricos, demográficos, sus propietarios, los motivos de su estado actual y las posibilidades de conseguir su permanencia en la historia moderna actual.

Mi iniciativa me ha llevado a plantearme unas actuaciones:

  • Entrevista con el último párroco de Tamayo
  • Entrevistas con personas que vivieron allí
  • Contacto con historiadores del lugar
  • Visita a los archivos municipales y eclesiásticos
  • Entrevista con responsables municipales de Oña

 

En mi viaje del pasado día 30 de octubre, martes, mantuve varias entrevistas:

1.- Agustín Lázaro, ultimo párroco de Tamayo

2.- Arturo Luis Pérez, actual alcalde de Oña

3.- Niceto Muñoz, único habitante de Tamayo con su familia

4.- Otros

 

1.- AGUSTIN LAZARO: sacerdote, actualmente residente en Burgos. Desempeña el cargo de Director del Patrimonio Artístico Eclesiástico de la Provincia de Burgos. Su trabajo lo desempeña en un despacho ubicado en la Catedral de Burgos.

Fue el último párroco del pueblo de Tamayo.

Recuerda que celebró la última misa en el pueblo de Tamayo el cinco de agosto de 1967, con motivo de la celebración de la fiesta de la Virgen de las Nieves, una de las patronas de Tamayo, que tenía una ermita dedicada a ella en las afueras del pueblo (actualmente en ruinas). A la misa acudieron unas veinte personas, una familia residente en Tamayo y el resto procedente de Oña y alrededores y que mantenían una relación sentimental con el pueblo). No fue consciente de que era la última misa en Tamayo, pero no volvió a hacerlo porque la última familia abandonó el pueblo y no había feligreses que diesen sentido al acto religioso.

Relata que cerró la iglesia y no volvió a realizar actos de culto. Posteriormente dice que la iglesia fue utilizada por unos militares, pero no recuerda el motivo. A los años, cuando se enteró que habían entrado unos gitanos y que se habían instalado, decidió retirar todos los elementos de valor y de culto y trasladarlos a un lugar más seguro. Los elementos valiosos los trasladó a Oña.

El retablo del altar principal está desmontado, permaneciendo su mayor parte en el despacho parroquial de Oña, aunque cuatro relieves esmaltados están expuestos en una capilla lateral izquierda en la iglesia del Monasterio de San Salvador de Oña. Piensa que sería recuperable.

El retablo de la capilla lateral derecha fundada por D. Juan Díaz tenía un figura de madera del propio Juan Díaz, que piensa que fue utilizada como madera por los gitanos, por lo que desapareció. El propio retablo se conserva entero en un local adjunto de la sacristía de la iglesia del Monasterio. En su parte superior tiene una imagen dedicada a Santa Eulalia que no es del retablo, sino del altar principal, y en su parte baja, en el lugar del sagrario, ahora hay una imagen de San Miguel. El propio sagrario se encuentra en la iglesia de San Juan de Oña.

La pila bautismal se encuentra también esta iglesia de San Juan. También está en su altar principal un calvario, que según refiere Agustín, procedía de la ermita de la Virgen de las Nieves (aunque parecen imágenes desproporcionados para el tamaño de la ermita).

Las campanas se retiraron y hace unos años estaban guardadas en un almacén situado en el Camino de Tamayo, cera de Oña.

Agustín no refiere el traslado de otros elementos de valor.

Él piensa que Tamayo, al igual que otros muchos pueblos de Burgos y Castilla, está condenado a su desaparición, por ley natural. Esto ha ocurrido en muchos casos y han quedado pequeños recuerdos de su existencia, como una pequeña ermita o algo similar. Se han ido despoblando porque sus habitantes se han desplazado porque sus intereses han ido cambiando, la evolución de la sociedad actual deja sin contenido al pueblo. 

Desde luego el estado actual no deja pensar en otro futuro para Tamayo, pero el tiempo será testigo de ello. Nosotros intentamos modificar ese probable futuro. Nuestro interés puede ser el de muchas personas y con acciones conjuntas se puede conseguir este propósito.

Con la desaparición de Tamayo, desaparecería parte de nuestra historia y el documento histórico documental del origen de nuestro apellido, considerado toponímico.

El mismo pueblo de Oña, actualmente puede estar también en una situación de futuro incierto por la falta de contenidos, recursos, puestos de trabajo, etc.

 

2.- Arturo Luis Perez: actualmente Alcalde Oña. Me recibe con puntualidad, lo que agradezco. Le acompaña en la reunión la Teniente Alcalde.

Ambos tienen lazos familiares con el pueblo de Tamayo. Se presenta  en un momento otro concejal (no recuerdo el nombre) que también refiere tener un familiar que era del pueblo.

En primer lugar les informo de algunas de nuestras posibles actuaciones en el pueblo, porque considero que ellos son los responsables administrativos y politicos y considero que deben estar informados y quisiera contar con su aprobación. Le informo de:

La existencia de un grupo de personas interesadas en el pueblo

La posibilidad de realizar trabajos de limpieza en el pueblo

La edición de mi libro

La posible colocación de carteles informativos

Muestra una buena postura receptiva a lo que le voy relatando, lo que me anima a seguir hablando y planteando nuevas ideas.

Le informo de la existencia de la página web Tamayo.info, lo que le parece una buena idea, que van a intentar adaptarla al caso de Oña.

Les hago entrega de un ejemplar del libro a cada uno. No lo conocían, aunque hace mucho tiempo que entregué unos ejemplares en el Ayuntamiento.

Me propusieron celebrar una sesión dedicada a Tamayo, con una exposición de fotografías, una charla, etc. Les tomo la palabra para ponerlo en marcha. Comentamos que podemos contar con la colaboración de Eduardo Rojo, historiador de temas de la zona de Oña y alrededores, con el que mantengo contacto.

Les muestro mi interés por completar la historia de Tamayo con datos del archivo municipal, para lo que me piden que haga una solicitud por escrito, y me informan de que si no hay problemas de confidencialidad, podré consultarlo.

Me comentan que en Oña hay muchas personas con antecedentes y relación con Tamayo y que podríamos juntarlos con motivo de la sesión sobre Tamayo.

Comentamos la actual situación de Oña, sus recursos, su futuro, etc.

Me informan que tienen la intención de mejorar los dos accesos al pueblo, cementando el camino.

 

3.- Niceto y familia: son los únicos residentes permanentes en Tamayo. Como con ellos en su casa y ponen al día de las últimas noticias sobre ellos.

Hablamos de realizar una limpieza del pueblo, a lo cual se manifiestan colaboradores, aportando sus recursos y su apoyo.

Me comentan que en este momento podrían vender una vivienda en ruinas aunque con permiso de habitabilidad en el pueblo que en su día adquirieron.

Me relata que él conoce a muchos de los propietarios de las casas

 

4.- Intento la visita a Javier, antiguo Juez de Paz de Oña, pero no está en casa y no contesta al teléfono.

 

CONCLUSIONES

 

1.- Pobre visita a Agustin Lazaro sin nuevas aportaciones

2.- Buena disposición del responsable municipal de Oña

3.- Posibles actuaciones en Tamayo

4.- Planificar Sesión en Oña

5.- Pendientes nuevos contactos: Javier, Párroco de Oña, Eduardo, etc.

6.- Visita archivo municipal pendiente

 

 

Volver.